DE NORTE A SUR: EL TRABAJO Y LA PANDEMIA EN EMPRESAS DE LA ARGENTINA

29 de septiembre de 2020

La amplia diversidad de escenarios y realidades del país enfrenta a las empresas con diferentes situaciones y medidas, no solo económicas sino también respecto de los permisos de circulación y habilitaciones, y particularmente de la afección misma por el Covid-19. ¿Cómo fueron estos últimos 6 meses en los diferentes puntos cardinales del país? ¿Qué se espera para el futuro cercano? Son las claves de estas entrevistas a empresarios de la industria de Salta, Chubut, Mar del Plata y Córdoba.

Copyshow | Vía pública y fabricación de elementos publicitarios

Salta, Salta

“Hace 27 años que estamos en el negocio de los espacios publicitarios en la vía pública y la fabricación e instalación de cartelería”.


Hugo
Saravia, socio gerente.

¿Cuál es la situación en la ciudad de Salta?

Recién el 21 de septiembre llegó la restricción de la cuarentena obligatoria. En los comienzos del año hubo muy pocos casos, ahora el sistema de salud está colapsado y estamos en fase uno. Nosotros en particular estamos trabajando porque calificamos como actividad esencial, hacemos envíos por delivery y trabajamos a puertas cerradas. Al principio de la cuarentena tuvimos que cerrar un mes y medio porque así lo indicaron las autoridades y fue durísimo. Somos muy cuidadosos porque no queremos que nos vuelvan a obligar a cerrar. El medio en el que trabajamos ya viene muy castigado por el Estado. Antes de la pandemia, la crisis económica nos venía afectando y sumado a esto las perspectivas no son muy buenas.

¿Cómo están trabajando ahora?

Estamos dentro de los rubros autorizados para trabajar porque hacemos la señalización para comunicar las medidas de seguridad y protocolo por el Covid-19, las gráficas para vidrieras, pisos, pantallas y separadores sanitarios para escritorios. Proveemos a hospitales y clínicas, y a comercios en general. Por otro lado, no estamos pagando los impuestos porque podemos. Priorizamos el pago de sueldos y de proveedores. La situación es muy dura sobre todo porque no vemos que las autoridades acompañen viendo la real situación de las empresas.

¿Qué expectativas tienen del futuro?

Con la información que manejamos interpreto que esto va a seguir, tenemos que acostumbrarnos a convivir con esta situación y extremar todos nuestros cuidados y los de quienes están con nosotros. En nuestro caso tenemos empleados con 25 años de antigüedad y nos estamos ocupando de los protocolos hasta en el más mínimo detalle, en la empresa y en sus casas.

¿Qué creés que es necesario para salir adelante?

El problema de las pymes radica en las malas leyes que tenemos. Hasta que no tengamos una reforma laboral y tributaria, aunque pase la pandemia, esto no va a cambiar porque ya venimos de años de malas administraciones que no se ocupan de ese tema.

¿Qué estrategia están implementando?

Estamos tratando de vivir el día a día, poniendo nuestra experiencia y conocimiento al servicio de hacer lo mejor que podemos. Y más allá de todo, pensamos en prepararnos para que cuando esto pase trabajemos más eficientemente. Este momento es el más duro, hay que pasarlo. La ayuda que recibimos, los ATP, algunos meses no nos llegaron para todos, no sabemos por qué, pero tampoco hay dónde hacer el reclamo. No es suficiente, aunque es cierto que sin esa ayuda hoy no estaríamos porque los ingresos no son lo que eran. Estamos muy agradecidos con nuestros clientes que nos llaman y confían en nosotros porque es lo que nos está permitiendo seguir.

 

Jalil Publicidad | Vía pública y fabricación de elementos publicitarios

Mar del Plata, Buenos Aires

“Alquilamos espacios publicitarios propios y fabricamos carteles y piezas de comunicación, particularmente somos especialistas en acrílico, tenemos mucha maquinaria para trabajar ese material”.

Viviana Jalil, directora.

¿Cómo están trabajando en Mar del Plata?

Como calificamos como actividad esencial por ser un medio de comunicación además de fabricantes de elementos de protección –como pantallas de acrílico–, estamos trabajando desde los primeros momentos de la cuarentena. A medida que los diferentes rubros se fueron habilitando cada vez tuvimos más trabajo, con un flujo pequeño pero constante. El golpe más fuerte fue durante los primeros meses cuando las empresas que habían contratado espacios publicitarios en la vía pública durante todo el año bajaron las pautas. La unidad de negocio de fabricación de elementos publicitarios nos salvó el momento. Ahora estamos en fase tres, organizándonos para la temporada, esperando la reapertura de bares y restaurantes, con protocolo y distanciamiento social. Mar del Plata es una ciudad con una cantidad de espacios naturales, como mar, playas y sierras, y con una densidad de población por metro cuadrado inferior a la de Buenos Aires que posibilita actividades distanciadas al aire libre.

¿Qué perspectivas tienen para la temporada?

Tanto para nosotros como para la ciudad es vital. Aunque tenemos espacios publicitarios propios disponibles todo el año, la mayor demanda se da durante la temporada de verano, cuando el tránsito de turistas incrementa la cantidad de visitas a 3 y 4 millones de personas, durante esos meses. Las marcas solicitan nuestras carteleras y pantallas electrónicas en el momento de las vacaciones, si bien Mar del Plata tiene un tránsito anual de 12 millones de personas, lo cual es muy importante, debido a los fines de semana largos. Este año se presenta con la incertidumbre del coronavirus, sin embargo, no paralizamos las acciones de venta y preparación de unidades. Nos están llamando las marcas, consultándonos valores y renovaciones de contratos. Pensamos que la publicidad exterior será muy solicitada por la circulación que se calcula que habrá en las calles y lugares abiertos, habilitados con protocolos. 

A diferencia de muchas playas europeas que no pudieron recibir turismo internacional, Mar del Plata trabaja con el turismo nacional que está ansioso de tomar sus vacaciones al aire libre. Estos últimos meses se ha incrementado el pedido de casas, quintas y departamentos. Eso nos esperanza con una temporada de turistas argentinos que quieren salir del encierro ocasionado por la pandemia.

¿Cómo planifican la temporada?

El gobierno de la ciudad de Mar del Plata, un poco empujado por los comerciantes de la ciudad, va a hacer lo imposible por tener buenos protocolos y servicios en esta temporada. Se está trabajando mucho en ello. Además, se está formulando la comunicación de esos protocolos y la señalización para que los turistas los conozcan. Otra cosa en la que nos estamos enfocando es en la difusión de los espacios abiertos que hay en Mar del Plata y para nosotros los marplatenses es redescubrir otras posibilidades que la ciudad tiene además de sus playas y el mar.

¿Qué creés que va a suceder?

Dependemos de las decisiones del gobierno con respecto a las aperturas y el tránsito en el país. Con la aplicación de protocolos sanitarios y distanciamiento social, la ciudad puede recibir un caudal de gente que tiene casas y departamentos en Mar del Plata y que en los últimos años veraneaba en países limítrofes o en el exterior. Otro punto importante es la reapertura de vuelos internos y las medidas de reactivación del turismo que otorga un bono del 50% de los gastos realizados en hotelería, transporte y gastronomía. Mar del Plata tendrá su temporada de verano cuidada. Algunas calles se transformarán en peatonales, donde los bares y restaurantes podrán sacar sus mesas al aire libre. Tendremos que acostumbrarnos todos a nuevas formas.

¿Qué proyectos a futuro tienen?

Seguimos apostando porque creemos que esto. Esta situación, como todo, va a pasar, como está sucediendo en el resto del mundo donde lentamente las empresas se recuperan del sacudón pandémico. Tendremos que pasar este momento de prueba y aprendizaje. Creo que la vía pública redondea las campañas que comienzan con otros medios. El outdoor da credibilidad y veracidad en medio del torbellino digital. Por lo tanto, proyectamos nuevas unidades electrónicas para el 2022, esperando la reactivación del mercado en el año entrante.

Rutas Publicidad | Vía pública

Ciudad de Córdoba, Córdoba

“Comenzamos hace 30 años, somos pioneros en la instalación de carteles espectaculares en la Ciudad de Córdoba e impresión de gigantografías”.


Manuel Rodríguez, dueño y apoderado.

¿Cuál es la situación en la Ciudad de Córdoba?

La pandemia nos agarró mal parados porque nuestra actividad ya venía golpeada desde hace dos años. La situación económica del país nos afecta como a la mayor parte de las actividades comerciales e industriales, las contrataciones de los clientes están reducidas, está afectada la cadena de pagos y todo esto agravado por el incremento de los precios, la suba del dólar y de las contribuciones impositivas, entre otras cosas. Además, en la Ciudad de Córdoba tuvimos múltiples inconvenientes con la Municipalidad por los permisos y autorizaciones de los dispositivos publicitarios, situación que, gracias a las autoridades de la nueva administración municipal, se están comenzando a solucionar.

¿De qué manera afectó la pandemia al negocio?

Fue un golpe mortal, especialmente por la paralización de la circulación de gente. La medida que implementamos desde la empresa fue informar a los clientes que les íbamos a bonificar el pago del alquiler de los espacios publicitarios por dos meses, al menos, para ser coherentes con la realidad y adelantarnos a que nos lo pidan ellos. De todas formas, y a pesar de esta acción, tuvimos varias rescisiones de contratos y problemas en la cobranza. Otra dificultad que tuvimos el año pasado, y que nunca nos había sucedido, fue que las publicidades que nos contrataron algunos partidos políticos para las elecciones aún no las hemos podido cobrar.

¿Qué estrategias implementaron para mantenerse activos?

Estamos comenzando a trabajar de a poquito con algunos clientes, llegando a celebrar acuerdos especiales, con precios negociados y una reducción importante transitoria del valor que se venía pagando, tratando de cortar la tendencia de reducir la publicidad que se evidenció al inicio de la pandemia. Comenzamos a ofrecer, además, algunos dispositivos publicitarios nuevos que implementamos e incrementamos las acciones directas de comercialización y persuasión en la captación de nuevos clientes y en el mantenimiento de los que habían quedado. 

¿Qué perspectivas del futuro tienen?

Creo que es determinante y muy positiva la habilitación de la circulación. Sin ella nuestros carteles publicitarios no existen. Soy un enamorado del soporte de la vía pública como medio publicitario, ese motivo siempre me dio los argumentos válidos y necesarios para hacerlo prevalecer al momento de que las empresas o agencias armaran su estrategia comunicacional. Soy un convencido de su valor y primacía publicitaria. Evidentemente, la falta de circulación es lo que más nos perjudicó, sumado a la situación económica que fue empeorando de forma drástica. Ahora, la casi normalización de la circulación vehicular nos ha vuelto a dar esperanzas y los argumentos para que las empresas vuelvan a tomar publicidad. Aunque por ahora sin muchas expectativas de que esto levante al mismo ritmo que bajó. Estamos tratando de mantener y sobrellevar los activos que tenemos, de no acumular muchas deudas y aspirando a que el gobierno nos ayude a paliar esta situación, ya que por el contrario pareciera que la AFIP y otras entidades gubernamentales, así como los servicios, apuntaran más a destruirnos que a darnos los elementos que en estos momentos de crisis las empresas necesitamos.

¿Por qué recomendás a los anunciantes volver a la vía pública en este momento?

Es muy fácil, nuestra competencia son los medios publicitarios directos que son la televisión, la gráfica, las redes y la radio. Se trata de inversiones comparativamente muy caras que requieren de muchas decisiones como tipo de canal, programa, horario, y cuya principal característica es la dispersión. Esto genera que para tener visibilidad haya que lograr muchas repeticiones, estar en muchos lados, y termina resultando en un costo de punto de contacto muy caro. En la vía pública, con la circulación abierta como está ahora y la cantidad de personas que pueden ver la publicidad, el costo en punto de contacto es mucho menor. En otras palabras, el cartel más caro de Córdoba dividido por la cantidad de personas que lo van a ver tiene un costo unitario más bajo que cualquier otro medio. Desgraciadamente, muchos deciden estrategias publicitarias y comunicacionales en función de un medio que está de moda y no por su real efectividad. El cartel de vía pública es el medio publicitario institucional por excelencia, que actúa de una forma directa o subliminal en su aspecto recordatorio, diferenciando y privilegiando la marca o mensaje exhibido a través de lo más importante: la imagen. 

¿Qué políticas creés que hacen falta o te gustaría que se implementen?

Cuando las empresas están vendiendo bien quieren hacer publicidad y cuando las cosas no andan bien no invierten en publicidad. Así funciona esta industria. Con lo cual, lo que necesitamos es que el país comience a estar mejor porque dependemos del sector privado, ya que no podemos estar especulando solo con las contrataciones gubernamentales, necesitamos un país más previsible, con políticas más claras y confiables. Las especulaciones que podemos estar haciendo de precios, de ayuda del Estado y de reducciones de los costos sirven hasta un determinado punto, porque todo negocio se va a tener que reconvertir después de la pandemia en función de un equilibrio y de una rentabilidad. Lo único que necesitamos es que la actividad comercial comience a funcionar y las estrategias publicitarias se desarrollen y planifiquen en función de las verdaderas necesidades de las empresas y, en última instancia, del anunciante.

Vía pública Patagónica | Vía pública y fabricación de elementos publicitarios

Trelew, Chubut

“Tenemos carteles en ruta con un área de cobertura desde el sur de la provincia de Buenos Aires hasta Santa Cruz, pasando por Neuquén. También fabricamos elementos como marquesinas, carteles bifaz y nomencladores”.

Miguel Ángel Fernández, presidente.

 

¿Cómo es la situación en la Patagonia y cómo afectó a la empresa?

Donde más nos afectó la pandemia es en los alquileres de carteles en ruta. Grandes empresas como Osde o Coca Cola fueron las primeras en dejar los espacios. Como no tenemos contratos de unión por períodos de tiempo determinados, con un mes de anticipación nos llamaron diciendo que a partir de tal fecha dejaban de anunciar. En el caso de Osde tenemos carteles instalados desde Río Turbio, a casi 2000 km de Trelew, hasta Vaca Muerta, es decir, un tramo de 3000 km en total. Nos afectó muchísimo porque, además, seguimos impedidos de ir a la locación a retirar las carteleras, todavía no tenemos permiso de circulación, con lo cual tenemos los carteles inactivos.

¿Cuál es la dificultad mayor que están enfrentando?

Además de los problemas económicos, los de circulación. Si salimos de la provincia de Chubut, por una obra extra provincial tenemos que hacer cuarentena, tanto en el ingreso a la provincia a la cual vayamos como en el reingreso a Chubut. Es muy costoso y riesgoso, con lo cual no lo estamos haciendo. Solo hemos enviado algún pedido con un transporte de línea, pero no mucho.

¿Cómo están sosteniendo el negocio?

Con nuestra otra actividad, que es la de la fabricación de elementos publicitarios como carteles de obra, marquesinas para empresas, etc. Los primeros 3 meses de la pandemia fueron duros, pero algo empezó a moverse como para permitirnos cubrir los costos operativos. Por suerte calificamos para las ATP, recibimos ayuda el mes pasado, aunque este mes ya no. Tenemos 16 empleados y logramos estar al día con los sueldos.

¿Cómo ven el futuro?

Nos entusiasma que se esté moviendo todo lo que es cartelería, aunque no sea continuo. Usualmente recibimos muchas órdenes de publicidad de agencias de Buenos Aires que contratan para todo el país y notamos que tienen las pautas frenadas en general, porque es una decisión de los anunciantes. Algo de esa inversión se ve en publicidad digital, pero no toda. Creo que lentamente vamos a volver a la normalidad. Los grandes anunciantes están ávidos de poder volver a vender, y sabemos que necesitan la publicidad como herramienta. Tenemos activos los circuitos de vía pública y de vayas de publicidad con campañas pequeñas. Aunque estamos a un 10% de lo habitual, recibimos muchas consultas. Y aunque aún no tuvimos confirmaciones esto da la señal de que las agencias ya tuvieron pedidos de sus clientes y nos llaman para saber si tenemos lugar o no. La inversión va a arrancar en cualquier momento.